Testimonio Mujer adicta al juego.

Soy una mujer que ya está en la década de los 50. Llevo ya nueve años en abstinencia pero eso para mí aunque pueda parecer mucho no es tanto. La vida es larga y aunque lo considero un paso adelante, también, he perdido cosas. Gracias a dios, ya he salido de este infierno. Te metes en mundos muy extraños para una persona que en realidad no deja de ser normal con sus alegrías, tristezas, problemas. A pesar de mis nueve años, me sigo considerando jugadora aunque muchas personas sobre todo gente que me rodea y me quiere me diga que ya no lo soy. Quiero seguirme considerando así porque en realidad la ludopatía no se cura, se rehabilita y además para no relajarme en exceso.
He aprendido muchas cosas en estos nueve años. Una de ellas, es que la vida siempre te da otra oportunidad para que la vivas de nuevo. He aprendido a ser humilde y si alguna vez he cometido algún error reconocer que me he equivocado y disculparme pues yo antes no sabía. He aprendido todavía con más conciencia a qué ahora sí que soy libre y que puedo decidir por mi misma.
A una hora, me sigo considerando perdedora y quizás os resulte extraño lo que os digo. Ahora mismo lo que estoy haciendo es reconstruir, cuando alguien reconstruye es porque ha destruido. Quizá la reconstrucción me guste más y quizá aprenda a que eso es lo nuevo que tengo y sepa disfrutarlo mejor. pero debo de reconocer que no lo he aprendido todavía. Ahora soy feliz con lo que he conseguido materialmente hablando y que no se consigue con el azar sino con tiempo y trabajo. He visto que mi vida es el mejor regalo y que tiene un valor incalculable. Ahora sí soy feliz con lo que me toca vivir. Quiero dar las gracias a mi familia pues me ha ayudado mucho. A mi hija porque he sabido ser madre y ella lo ha descubierto. Me hubiese gustado conseguir que mi madre no me mirase con resquemor pues ya me disculpé ante ella del daño que pude hacerle y creedme, no es nada sencillo Pero eso tendrá que ser ella quien acepte lo que ahora soy. He perdido mi trabajo pues era vendedora de cupones y lógicamente, nunca me atreví a volver a él pues iba a estar rodeada de juego y no quería volver a perder lo ganado. me dieron la incapacidad aunque me costó dios y ayuda en conseguirla. Pues la Seguridad Social no la ha considerado enfermedad hasta ahora. Sé que lo que os cuento puede ser contradictorio porque os hablo de que me siento perdedora y luego os digo que he ganado. Todavía, echo de menos algunas cosas que antes tenía y me está costando bastante reconstruirlas. Me pregunto si no tengo ya que dejarlas de lado y olvidarlas. Hay amigos a los que he perdido y ahora hoy por hoy, me siguen mirando como algo extraño algo que nunca han conocido. Por qué no me aceptarán ahora? Yo, tengo una frase que me digo muchas veces cuando tengo un día malo. Aceptar es cambiar y ; si eso me hace sentirme mejor, pues eso tienen que hacerlo ellos. Siento que no está en mi mano sino en las suyas. Nunca pensé que se podría vivir sin juego y ahora he comprendido que sí.

El juego es simplemente algo más que existe en el mundo no es el todo como para mí era.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s